Informe de Medición de Impacto

del Programa EL Vuelo de la Cometa de Ismael Cala Foundation

El Programa

“El Vuelo del Cometa” es un programa ejecutado en Guatemala, a través de una alianza entre Fundación Tigo y Fundación Ismael Cala. Este programa consiste en una serie de capacitaciones que permiten tanto a alumnos como docentes incrementar su autoconocimiento, destrezas y potencial de liderazgo e inteligencia emocional.

De igual manera, se busca que los jóvenes incrementen su capacidad basado en empatía y la consideración del otro a través de iniciativas de emprendimiento. Finalmente, busca disminuir el concepto de violencia como mecanismo de control. El primer piloto estuvo dirigido a estudiantes de 1er a 3er año de básico, en cinco institutos de enseñanza pública del país, beneficiando así a 500 alumnos de los siguientes establecimientos: Instituto Santa Elena III, Instituto Juan Ramón Flores, Instituto Maya, Instituto Victor Manuel de la Roca, e Instituto Puerta del Señor.

Motivación de la medición

La Fundación Ismael Cala está convencida de que el factor educativo será el motor de cambio en la región y, con esta visión en mente, se propusieron medir el impacto del primer piloto para tener evidencia numérica que permita extender iniciativas similares en América Latina. Una medición de impacto busca identificar si un determinado programa logró los objetivos para los cuales fue diseñado, o en pocas palabras, si realmente logró resolver algún problema social. En general, una evaluación busca identificar y cuantificar qué cambió en la vida de las personas que formaron parte del proyecto. Para lograr esto, usualmente se mide antes de comenzar el programa y se hace seguimiento en el tiempo a los beneficiarios para medir el cambio y la evolución de los indicadores de interés.

La medición de impacto

Resolver problemas sociales es un gran reto, especialmente aquellos temas relacionados con transformación personal y educación, donde los resultados se observan al paso de los años. Por eso, la medición de impacto del Vuelo de la Cometa se diseñó pensando en medir resultados a corto, mediano y largo plazo.

Hasta este momento, se han realizado la medición de inicio (línea de base) y un primer seguimiento justo al terminar el programa, a través de encuestas a los participantes y facilitadores. 27 de octubre de 2019 Cuantix.

Las variables a medir en el corto y mediano plazo se centran en dimensiones como: Disminución de la violencia escolar, Inteligencia emocional, Comunicación (calidad y asertividad), Mejora del rendimiento académico, Mejora del nivel de motivación al logro, Tolerancia al cambio, entre otras. A futuro, se espera medir cómo aumenta la cantidad de adolescentes que son figuras de liderazgo emocional positivo en las escuelas, que impulsen y participen en emprendimientos sociales.

Hallazgos más relevantes del primer estudio:

1. -Mayor expresión y regulación de las emociones: Mayor inteligencia emocional. El indicador de expresión y regulación de las emociones incrementó 0,7%, lo que refleja una ligera mejora en cuanto a la capacidad de los alumnos de reconocer y usar sus emociones. Esto es prometedor, ya que indica que los egresados del vuelo de la cometa comprenden mejor sus emociones, perciben las del otro, las valoran y usan a su favor. 

2.-Mejora la actitud hacia el aprendizaje de los alumnos Con respecto a los indicadores de Actitud ante el Aprendizaje, en todas las instituciones en las que fue aplicado el programa, se redujo el nivel de apatía académica en 16%, en promedio. Por lo tanto, esto significa que los alumnos que participan en el Vuelo de la Cometa presenten menos propensión a evitar actividades académicas, justificar retrasos, o evadir la responsabilidad frente a una tarea escolar.

¿Cómo se relaciona este resultado con los ODS?

Sin embargo, aunque todos entendamos eso, no es tan claro para los países cómo activar mecanismos que mejoren efectivamente las tasas de culminación de secundaria, especialmente en sectores vulnerables, porque se sabe que los niños de los hogares más pobres, como es el caso de muchos beneficiarios del programa, tienen hasta cuatro veces más probabilidades de no asistir a la escuela que aquellos provenientes de familias con más recursos. Ver referencia.

De esta manera, contar con programas que mejoren la motivación hacia el aprendizaje y desarrollen sentido de responsabilidad ante las actividades académicas, son de gran importancia para lograr el ODS 4: Educación de calidad. Específicamente, para lograr la meta 4.1 de aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos.

3. -Disminución de la ocurrencia de agresiones verbales de los alumnos Los datos del estudio evidencian una disminución en el valor de los indicadores de Violencia Escolar Verbal, en particular en el Instituto Víctor Manuel de La Roca. En promedio, los indicadores de violencia de los alumnos para con los profesores y de los alumnos para con los alumnos han disminuido en 0,5% y 9,7% respectivamente. Esto quiere decir que las alumnas de la escuela Víctor Manuel de la Roca expresan menor frecuencia de agresiones verbales entre ellas, en el contexto escolar como, por ejemplo, hablar mal unas de otras, insultarse entre compañeras o correr rumores negativos. A su vez, hay una disminución de episodios de violencia verbal de las adolescentes hacia sus profesores o maestros, por ejemplo, hablan con mejores modales al profesorado y hay más respeto a sus maestros en el aula.

¿Por qué este hallazgo es relevante para alcanzar los ODS?

Según la ONU, “los altos niveles de violencia armada e inseguridad tienen consecuencias destructivas para el desarrollo de un país, afectan el crecimiento económico y resultan a menudo en agravios arraigados que pueden extenderse por generaciones”.

Muchas de estas conductas violentas se aprenden en la escuela, ya que, ante la falta de modelos de referencia o capacidades de inteligencia emocional, las conductas violentas funcionan como un mecanismo de auto protección. Por eso, es fundamental entender qué mecanismos son efectivos para la disminución de estas conductas y, por lo tanto, aportar al logro del objetivo 16: Paz justicia e instituciones sólidas. Específicamente este hallazgo es muy relevante para alcanzar la meta 16.1 Reducir significativamente todas las formas de violencia, pero muy por encima de eso, es importante porque la capacidad de vivir una vida libre de miedo a la violencia es un derecho humano básico.

El camino que nos falta por recorrer:

Los temas de violencia y educación en Latinoamérica son probablemente la mayor preocupación de los ciudadanos y los países de la región. Hay que tener muy presente que estos son problemas complejos que requieren soluciones integrales.

En el estudio identificamos variables que todavía muestran una gran deficiencia y que no han mejorado, por ejemplo: los niveles de violencia del profesorado al alumnado, baja disposición de los alumnos a moverse proactivamente hacia un propósito definido y, en algunos colegios, todavía presentan violencia entre pares.

 

Esto sólo significa que el reto es grande y que se debe continuar el camino que se trazó la Fundación Ismael Cala, pues se requiere tiempo para que los alumnos adquieran y acoplen todos los contenidos de la formación. Además, las variables que mostraron mejora, aunque algunas no son estadísticamente significativas, muestran que ha habido cambios positivos en los beneficiarios.

Como en toda innovación, se debe correr el riesgo de experimentar, de este modo es posible refinar los procesos y encontrar soluciones no triviales a problemas sociales complejos. Esta experiencia permitió identificar aspectos que se pueden reforzar en la implementación de programas de capacitación en inteligencia emocional en sectores vulnerables para potenciar el impacto positivo que la Fundación se ha propuesto generar.

¿Este primer piloto puede tener un impacto en la región?

La respuesta es sí. Aunque algunos resultados son realmente incipientes, son bastante prometedores. La idea es que estas victorias tempranas permitan guiar el diseño de programas más grandes e, incluso, sean el catalizador del desarrollo de políticas públicas que resulten más efectivas.

En las mediciones futuras se explorará el avance en el rendimiento académico, la motivación al logro, la prosecución escolar, la tolerancia al cambio, entre otras. Dentro de dos años, se espera medir cómo aumenta la cantidad de adolescentes que son figuras de liderazgo emocional positivo en las escuelas, que impulsen y participen en emprendimientos sociales. Con estas evaluaciones podremos llegar a mejores conclusiones que guíen la discusión en Latinoamérica.

Otras consideraciones

Entre los resultados también se destaca que, al terminar, el 92% de los alumnos recomendaría el programa a otros alumnos de grados inferiores. Y por parte de los profesores, luego de finalizar el programa el 93% afirma querer permanecer en el proyecto. Los más destacados han solicitado ser co-facilitadores del programa para los nuevos grupos de la edición 2020 que se realizará en los mismos institutos, y la mayoría de los que culminaron manifestaron el deseo de seguir en el programa de formación el nuevo año escolar.

27 de octubre de 2019 Cuantix