Justificación

del Programa EL Vuelo de la Cometa de Ismael Cala Foundation

Ismael Cala Foundation para el logro de su misión y visión crea El Programa El Vuelo de la Cometa, cuyo objetivo es formar adolescentes con herramientas de inteligencia emocional y liderazgo personal, promoviendo a su vez el emprendimiento social como medio para poner en práctica las habilidades aprendidas. Instruimos y acompañamos a los jóvenes en un sano proceso de desarrollo humano que se inicia con su reconocimiento interno como individuo que es parte importante de un todo, por tanto se les estimula e inspira a generar soluciones creativas que den respuestas a necesidades de su entorno. Reconocemos el valor de la salud mental y emocional de los niños y jóvenes como base para el desarrollo de una sociedad sana. 

Hemos visto con preocupación el incremento en los casos de acoso escolar, violencia familiar y depresión infantil, que están empujando a los jóvenes a desertar del sistema escolar, colocándolos frente a un futuro incierto. Apreciamos que el sistema de salud pública mundial, se ha ocupado de hacer diagnósticos precisos que permitan conocer la dimensión del problema y que ayuden al diseño de soluciones efectivas de carácter multifactorial.

Producto de ello, la salud mental, emocional y el bienestar ha sido contemplado como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, por su parte la Organización Mundial de la Salud está promoviendo esfuerzos para garantizar atención a la salud y el bienestar de los adolescentes. En este sentido La OMS, la UNESCO, el BID y el Banco Mundial recogen datos que respaldan nuestra preocupación y justifican nuestro trabajo, algunos datos relevantes son:

  • La mitad de los trastornos mentales comienzan a los 14 años o antes, pero en la mayoría de los casos no se detectan ni se tratan.
  • La depresión es una de las principales causas de enfermedad y discapacidad entre adolescentes a nivel mundial. Se estima que 62 000 adolescentes murieron en 2016 como consecuencia de autolesiones.
  • El suicidio es la tercera causa de muerte para los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años.
  • Según cifras de la OMS en todo el mundo, se estima que entre el 10% y el 20% de los adolescentes experimentan trastornos mentales, pero estos no se diagnostican ni se tratan adecuadamente.
  • Los trastornos del comportamiento infantil son la segunda causa de la carga de morbilidad entre los adolescentes de edades comprendidas entre los 10 y los 14 años, y la undécima entre los de edades comprendidas entre los 15 y los 19.
  • Según la UNESCO un alto porcentaje de estudiantes entre 13 y 15 años no asisten a la escuela por falta de interés y temor a la violencia que existe en la escuela.
  • Casi 4 de cada 10 de los estudiantes latinoamericanos no termina la escuela secundaria, dato que ofrece GRADUATE XXI, un movimiento impulsado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
  • Según el Banco Mundial “la deserción escolar incide en la generación de jóvenes que no estudian ni trabajan “NINIS” entre otros elementos influye en que carecen de las habilidades necesarias para conseguir un trabajo en el sector formal; el 60% de los NINIS de la región provienen de hogares pobres o vulnerables; en algunos contextos, está vinculado a la delincuencia y a la violencia.”
  • Los trastornos emocionales surgen habitualmente durante la adolescencia. Además de la depresión o la ansiedad, los adolescentes con trastornos emocionales también pueden experimentar reacciones excesivas de irritabilidad, frustración o enojo, que, al no ser atendidas o canalizadas adecuadamente pueden escalar y generar comportamientos violentos, destructivos. Muestran desprecio por las consecuencias de las propias acciones esto los introduce fácilmente en acciones delictivas.

Frente al difícil contexto anteriormente descrito la OMS reconoce la necesidad de abordar los trastornos mentales de los adolescentes, a su vez expresa que, el no hacerlo tiene consecuencias que se extienden hasta la edad adulta y limitarán la posibilidad de llevar una vida satisfactoria.

 

En este sentido la OMS insta a intervenir en la salud mental de los adolescentes enfocados en:

• Fortalecer su capacidad para regular sus emociones.

• Potenciar las alternativas a los comportamientos de riesgo.

• Desarrollar la resiliencia ante situaciones difíciles o adversidades.

• Promover entornos y redes sociales favorables.

• Abarcar múltiples niveles y varias plataformas de difusión —por ejemplo, los medios digitales, los entornos de atención médica o social, las escuelas o la comunidad—, así como diversas estrategias para llegar a los adolescentes, en especial a los más vulnerables.

Los datos reflejan que estamos frente a un problema de salud pública que requiere atención inmediata desde múltiples sectores y que no está siendo debidamente atendido.

Quizás todos hemos vivido o padecemos desde la infancia algún trastorno emocional, de hecho muchos de los problemas sociales que actualmente existen son producto de ello.

Nuestra Fundación nació precisamente, por el impulso que una historia de vida emocionalmente difícil y compleja, pero transformada en otra absolutamente inspiradora, así fué como nuestro fundador Ismael Cala, decidió convertir su experiencia como víctima de violencia escolar, en herramientas de desarrollo humano para otros, brindando el acompañamiento, apoyo y solidaridad que sabe, necesitan los jóvenes.

Con gran esfuerzo, Ismael Cala movilizó a un grupo de profesionales, expertos en el área de la salud mental y emocional, para convertir su historia, en el motor que impulsó la creación del El Vuelo de la Cometa dirigido al desarrollo de la inteligencia emocional y el liderazgo personal, éste ha sido diseñado bajo el mismo enfoque que la OMS promueve para abordar la salud mental de los adolescentes, con el firme propósito de ayudarlos a no ser víctimas de su entorno; por esto el proyecto mejora sustancialmente las habilidades emocionales que les permiten sobreponerse a las adversidades, ser resilientes, disfrutar de la vida, ser productivos y alcanzar sus sueños, convirtiéndose en agentes multiplicadores de valores positivos en sus entornos.

El Secretario General de las Naciones Unidas, señaló: “[los adolescentes] son fundamentales para todo lo que deseamos lograr y para el éxito general de la Agenda 2030. ¿Por qué “funda – mentales”?

Porque invertir en la salud de los adolescentes devenga un triple dividendo de beneficios: para los adolescentes ahora, para su vida adulta en el futuro y para la generación venidera. Su salud y su bienestar son motores de cambio en el impulso constructor de sociedades más saludables y más sostenibles.

 Conoce más